Salamanca: donde el arte llega hasta las cocinas

Qué mejor manera de empezar un blog de turismo y cocina que visitando una ciudad donde se respiran historia, arte y gastronomía a partes iguales. Salamanca es uno de los lugares más emblemáticos de nuestro país y una parada obligada para todos los amantes del turismo y del buen comer. Se sitúa en la comunidad autónoma de Castilla y León y ofrece a sus visitantes un amplio abanico de posibilidades. Así fue nuestra experiencia:

¿Qué visitamos?

  • Catedrales. Ante la necesidad de más espacio, se construyó la Catedral Nueva, de estilos gótico, renacentista y barroco. Afortunadamente, optaron por conservar la Catedral Vieja, de estilo románico. El precio de la entrada a estas catedrales es de 4'75€ (tarifa normal), 4€ si eres estudiante, pensionista o de familia numerosa. Una gran ventaja es que incluye un "audio-guía", que explica con detalle cada rincón de los monumentos. Sabías que... en la fachada de la entrada norte a la Catedral Nueva podemos ver un pequeño astronauta tallado en la piedra en una restauración de 1992.
Catedral Salamanca
  • Plaza Mayor. Es el corazón de la ciudad salmantina. Posee una belleza inigualable, debido en gran medida a la piedra dorada de sus edificios. Es uno de los monumentos más destacados del país y recomendamos una visita nocturna para verla iluminada.
Plaza Mayor Salamanca
  • Universidad. Salamanca es la ciudad española universitaria por excelencia. La universidad salmantina fue fundada en 1218 y por sus aulas han pasado personajes ilustres de la talla de Miguel de Unamuno, Fray Luis de León y Antonio de Nebrija, entre otros. Sabías que... La fachada de la Universidad Pontificia congrega a miles de curiosos en busca de la famosa "rana de la suerte".
  • Casa de las Conchas. Monumento de estilo gótico, destaca por la peculiar decoración de su fachada, cubierta de conchas. Actualmente, posee en su interior una biblioteca.
Casa de las Conchas
  • Huerto de Calixto y Melibea. Escenario que eligió Fernando de Rojas para recrear La Celestina, obra teatral clave de la literatura española. Se trata de un amplio jardín con diversos tipos de plantas. Desde su parte cumbre podemos presenciar una increíble vista de la ciudad.
Huerto de Calixto y Melibea

¿Dónde comimos?

Una de las peculiaridades de Salamanca es poder elegir entre una gran variedad de tapas para acompañar tu bebida. Existen dos zonas claves para el tapeo en la ciudad: la Plaza Mayor y la Calle Van Dyck. Como podréis comprobar, nos encanta ir de bares.

  • Café Real, Plaza Mayor nº7. Con la cerveza, elegimos una tapa de carne asada con patatas y otra de huevos rellenos de jamón y bechamel. La carne estaba en su punto y con muy buen sabor, y el relleno de los huevos también estaba muy rico. Además, fue barato: 4'40€ todo.
Café RealCafé Real
  • Las Tapas de Gonzalo, Plaza Mayor nº23. Al llegar nos encontramos con la cocina cerrada, pero fuimos atendidos con gran amabilidad por un paisano cacereño. Pedimos dos "tapas de barra": hojaldre de tomate y queso, y tosta de morcilla con queso brie y cebolla caramelizada. La combinación del hojaldre era muy interesante y nos recordaba, en parte, el sabor de una pizza. La tosta estaba muy muy rica, con una excelente combinación de sabores. El precio total fue 5'60€. Fue una pena el llegar tarde y no poder probar las tapas de cocina, porque la verdad es que nos quedamos con ganas de más.
Las Tapas de Gonzalo
  • La Tentazión, Plaza Mayor. Acudimos a la hora de hacer un "kit-kat". Con el café, pedimos un surtido de dulces: donut, napolitana de chocolate y bizcocho. Todo parecía casero y el bizcocho sabía a gloria. Todo por 6'50.
La Tentazión
  • La Abadía de los Monjes. Fuimos atraídos por su peculiar fachada, con dos monjes custodiando su entrada. Pedimos dos pintas de König Ludwig Weissbier, una rica cerveza de trigo. No pedimos comida, pero la carta parecía económica. Cada pinta salió a 2'30€ (nada mal).
La Abadía de los Monjes
  • Cervecería / Sidrería Churrasco, Calle Van Dyck. Para la cena decidimos ir a la Calle Van Dyck, y no nos arrepentimos. Empezamos en el Churrasco y salimos encantados. Pedimos un croquetón de queso y cebolla caramelizada, y un pincho moruno. El regusto que dejaba la croqueta era excepcional y el pincho era espectacular. Además, servían con una rapidez inusitada y nos resultó muy económico (1'40 cada tapa). Sitio para repetir, sin duda.
Churrasco Salamanca
  • El Tenderete, Calle Van Dyck. Lo que nos incitó a entrar fue un cartel donde ponía "las mejores patatas bravas de Salamanca". No sabemos si son las mejores, pero la salsa estaba cojonuda. Además, pedimos otra tapa de patatas "al rebujón" (como decimos los extremeños) con huevo frito y una base de pan de molde. Las patatas me recordaron a las de mi madre (la Mari), porque estaban espectaculares. Quedamos muy satisfechos (por 4'40).
Tenderete Salamanca
  • Tapas 2.0, Calle Felipe Espino. Tras un fantástico primer día, nos quedamos con ganas de más y volvimos a salir de tapas. El Tapas 2.0 es un sitio de platos más elaborados. Pedimos "Bravas de Bacalao" y "Dumpling de rabitos ibéricos". La primera tapa consistía en taquitos de bacalao con salsa brava, y estaba muy muy rica. Era la tapa del día y se acabó en pocos minutos, debido al éxito. La segunda tapa fue premiada en 2011 como mejor tapa de Salamanca... y con razón. Los rabitos estaban perfectamente deshuesados, la carne se deshacía en la boca y la salsa era de toma pan y moja. Todo por 11'60€, nada mal para lo satisfechos que quedamos.
Bravas de BacalaoDumpling de rabitos ibéricos
  • Mesón Cervantes, Plaza Mayor. La gran cantidad de gente que había nos "empujó" a decidir rápido y mal. Como primera tapa pedimos una empanadilla en la que había que buscar con pico y pala para poder encontrar el relleno (era de atún, pimiento rojo y huevo). La segunda tapa consistía en una base de pan, queso sin fundir, una especie de ¿nugget? ¿pan chino?, bacon y salsa barbacoa. No quedamos nada satisfechos, aunque hay que decir a su favor que contaban con una gran variedad de tapas.
Mesón Cervantes Salamanca
  • Taberna Galatea, Calle Prado. Llegamos por casualidad y resultó gratificante. Para empezar, pedimos una tosta de solomillo, pimiento verde y roquefort que estaba muy rica. Y el broche final lo puso una hamburguesita de langostinos que nos pareció acojonante. Llevaba un relleno de langostinos, chipirones y una salsa deliciosa, acompañada de una mermelada de cítricos. Toda la comida de la carta era muy económica, y lo que infló la cuenta fueron las bebidas. En total 7'70€.
Taberna Galatea
  • The Holy Cross, Calle Obispo Jarrín. Para presenciar un buen partido de fútbol acudimos a este pub irlandés. Cuenta con dos plantas, una bonita decoración y un gran ambiente. Además, posee una gran variedad de cervezas. Nosotros conseguimos una buena oferta: 2 Leffe Radieuse por 5€. Local muy recomendable.

¿Dónde nos hospedamos?

  • Hotel Emperatriz III (****). Este hotel se sitúa en Santa Marta de Tormes, a las afueras de Salamanca. La fachada estaba algo deteriorada, pero, de puertas para adentro, todo genial. Bonita recepción, habitación amplia y muy limpia, camas muy cómodas y todo bien ordenado. A pesar de las críticas que habíamos leído, el desayuno continental fue muy agradable, rico y variado. Además, la noche de hotel nos incluía una botella de cava, que estaba fresquita cuando llegamos a la habitación para dormir.

¿Cómo nos movimos?

Decidimos dejar el coche en el parking del hotel e ir en autobús al centro de la ciudad. Para ello cogimos el autobús urbano número 20, que pasa con una frecuencia de 15 minutos justo enfrente del hotel. El billete costaba 1'40€ y en 5 minutos estábamos en pleno centro, y es por ello que lo recomendamos. Por la noche pedimos un taxi y eso no fue tan gratificante. La teleoperadora era algo arrogante, el taxista no sabía la dirección del hotel y encima nos sablaron 10 eurazos.

¿Qué nos trajimos?

  • Cerveza Tricoma (por si no habíamos bebido bastante). Solemos comprar una cerveza artesana de cada lugar que visitamos, y Salamanca no iba a ser menos. La cerveza Tricoma es una IPA de 6,6% alc. Cerveza muy interesante que nos costó 2,20 (buen precio para una artesana). La compramos en La Favorita, tienda céntrica con productos gastronómicos de la zona. Los dependientes conocían el producto y nos atendieron con gran amabilidad.
Cerveza Tricoma
  • Dos libros. Como buena ciudad universitaria, Salamanca cuenta con una gran variedad de librerías. Justo al lado de la Casa de las Conchas, se encuentra la librería La Nave, donde conseguimos una oferta de dos libros por 5 euros. Además, la decoración del local, todo de madera (desde las estanterías y el suelo, hasta unas pequeñas escaleras para alcanzar los ejemplares que estaban más alto),  recuerda a las antiguas librerías. Enorme cantidad de libros y todo muy bien ordenado.
  • Chupa-chups de chocolate. Los compramos en la Confitería Santa Lucía (Plaza Mayor) a 1'20€ cada uno de ellos. El trato por parte de la dependienta fue exquisito y, tanto la decoración de la tienda, como la presentación del regalo, muy "cuquis".
  • Muchos recuerdos y una rueda del coche pinchada, jeje.

Comentarios

  1. ¿Qué tal os fue en Van Dyck? nosotros lo visitamos de día, en horario vermú y estaba muy desangelado...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Nosotros fuimos un viernes por la noche, y la verdad es que nos gustó mucho el ambiente. Todos los bares estaban llenos de gente y con razón. Las tapas que probamos estaban espectaculares y los precios muy económicos.

      Eliminar
  2. Hola Jose, soy Javier del blog Viajero Curioso. He leído tu post de Campo Maior y este de Salamanca y están muy currados y con mucha información interesante...me encanta las partes en la que hablas de las comidas (y las cervezas). Mucho ánimo con el blog y sigue así. Te dejo una entrada que escribí sobre Salamanca por si te apetece leerla, un saludo.

    http://viajerocurioso.blogspot.com.es/2015/11/salamanca-la-rana-otros-seres.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Muchas gracias por tus palabras, Javier! Hemos leído tus posts sobre Salamanca y Campo Maior y nos parecen geniales. Por cierto, nos costó encontrar la dichosa ranita... Un saludo!

      Eliminar

Publicar un comentario

¿Ruegos, preguntas o sugerencias? ¡Te leemos!

Entradas populares de este blog

Mitos y leyendas de Portugal

Tipos de café en Portugal

Fregenal de la Sierra: tradición, gastronomía y fiestas en plena naturaleza