lunes, 9 de enero de 2017

Mitos y leyendas de Portugal

Como ya sabéis quienes nos leéis a menudo, en Hambre de Viaje somos unos enamorados de Portugal y nos encanta descubrir sus secretos. En esta ocasión, vamos a contaros algunos de los mitos y leyendas más interesantes de su cultura histórica. Con ellos esperamos despertar vuestra curiosidad por saber más de nuestro país vecino y observar en cuánto nos diferenciamos de ellos y cuánto tenemos en común. Algunos de estas historias ficticias han llamado nuestra atención por lo particular y curioso -como la Leyenda de los Tripeiros, por ejemplo- y otras porque incluyen personajes y relatos que nos resultan familiares, como la Leyenda de Santarém. Otros mitos más conocidos como el del Galo de Barcelos o Zé Povinho, los desarrollaremos en próximas entradas. Sin más preámbulos, os invitamos a dar rienda suelta a vuestra imaginación con la lectura de esta selección de narraciones fantásticas sobre Portugal:

Castelo de Vide

Viriato y los lusitanos


Los lusitanos eran pueblos de varias tribus que habitaban en el oeste y noroeste de la Península Ibérica antes de que estas tierras fuesen conquistadas por los romanos. Desde niños trabajaban como pastores, pero, a medida que crecían, eran entrenados para la caza y, finalmente, como guerreros. Estos pueblos -y los bárbaros en general- tenían una forma de luchas muy aguerrida y siempre ofensiva y estaban continuamente luchando contra otras tribus por la conquista de tierras. Pero cuando los romanos llegaron y empezaron la conquista de la Península Ibérica, estas tribus se unieron entre sí para luchar contra la amenaza romana.
Los lusitanos, conocedores de sus terrenos, comenzaron una guerra de guerrillas y, poco a poco, se volvieron fuertes contra Roma. Entre ellos hubo un guerrero -antes pastor- que destacó en esa lucha contra los romanos: Viriato.
Viriato se convirtió en el líder de los lusitanos, además de por ser un gran guerrero, por seguir principios de honestidad y cumplir siempre con los tratados y alianzas que firmaba con otros pueblos. Por eso, detestaba que los romanos no cumpliesen con su palabra. Viriato empezó defendiendo sus montañas pero, más tarde, pasó al ataque, con varias victorias de gran éxito contra el ejército romano.
Después de muchos años de intensa lucha, Viriato, cansado de tantas batallas, y los romanos, hartos de perder tantos hombres, intentaron llegar a un acuerdo. Viriato envió a Roma a tres comisarios de su confianza. Entonces, el general Cepión recurrió al soborno de estos comisarios y les prometió una gran recompensa a cambio de matar a Viriato. Y así sucedió: Viriato fue asesinado mientras dormía.
De los lusitanos poco ha quedado en el país que hoy se llama Portugal, con excepción del gentilicio "lusos" y del conocido personaje de Viriato, al que muchos asocian con la ciudad de Évora o con la de Viseu, aunque se desconoce totalmente su fecha de nacimiento y el sitio exacto donde nació. (Foto: Estatua de Viriato en Viseu -wikipedia.pt-)

Estatua Viriato Viseu


Leyenda de la Serra da Estrela (Sierra de la Estrella)


Cuenta la leyenda que existía un rey al que le llegó la noticia de que todas las noches un pastor en lo alto de la sierra hablaba con una estrella. El rey mandó llamar a ese pastor para ordenarle que le diese esa estrella y, a cambio, recibiría muchas riquezas. El pastor rechazó la oferta porque prefería ser pobre a perder su estrella. Volviendo a su cabaña, el pastor escuchó a la estrella cantar una dulce melodía. Ella tenía miedo de que el pastor se dejase llevar por la ambición de la riqueza. El pastor se lo negó y sonrió con aquel pensamiento de la estrella. Entonces prometieron ser siempre amigos y el pastor exclamó: "De hoy en adelante, esta sierra pasará a ser la Serra da Estrela". Según la leyenda, en lo alto de la sierra, aún hoy, se ve una estrella que brilla de manera diferente a las otras, en busca de su amigo. (Foto: Sierra da Estrela -visitportugal.pt-)

Serra da Estrela


Leyenda de los Tripeiros


Aquel que conozca un poco la cultura portuguesa sabrá que los lisboetas son conocidos como "alfacinhas" y los portuenses como "tripeiros". Pero, ¿conoces el posible origen de este apodo de los habitantes de Porto?
En el año 1415, se construían en los márgenes del Duero las naves que debían llevar a los portugueses a la conquista de Ceuta -y, más tarde, a los Descubrimientos-. El motivo por el que se hacían estos barcos era secreto en los astilleros. Entre los trabajadores se barajaban muchas hipótesis, pero ninguna era la correcta. Fue entonces cuando el Infante D. Henrique apareció en Porto para supervisar el trabajo y, aunque se mostró satisfecho con el esfuerzo, pensó que se podría hacer algo más. Llamó al maestro Vaz, su fiel encargado de la construcción de los navíos, para contarle las verdaderas y secretas razones por las que se estaba construyendo la flota: la conquista de Ceuta. Les pidió a él y a sus hombres más empeño y Vaz le aseguró que harían lo mismo que habían hecho durante la guerra con Castilla: dar toda la carne de la ciudad a la flota y comer ellos solo tripas. Este sacrificio les valió el apodo de "tripeiros" y, conmovido, el infante D. Henrique consideró este nombre una verdadera honra para el pueblo de Porto. (Foto: Porto -visitportugal.pt-)

Porto


Leyenda de Santarém


Santarém fue una antigua ciudad lusitana por la que pasaron romanos, alanos, vándalos, suevos y árabes, hasta convertirse al cristianismo en 1147. Esta leyenda se remonta al año 1215 a.C., durante el reinado del príncipe Gorgoris. Un día, Ulises de Ítaca llegó por el río Tajo con sus navíos y decidió parar a descansar antes de volver a Grecia. Huésped de honra de Gorgoris, Ulises conoció a su hija Calipso, de la que se enamoró.
Del amor de Ulises y Calipso nació Ábidis. Cuando Gorgoris se enteró de lo sucedido, persiguió a Ulises para castigarlo, pero este huyó hacia Ítaca. Para esconder la deshonra de su hija, Gorgoris mandó tirar a Ábidis al río Tajo dentro de un cesto. El cesto llegó hasta una gruta donde vivía una loba, que adoptó al niño, lo amamantó y lo protegió. El niño creció y vivió feliz en la naturaleza, hasta que un día unos cazadores sorprendieron a ese niño salvaje, lo capturaron y lo llevaron ante Calipso, su madre. Calipso reconoció por una marca de nacimiento a Ábidis, su hijo abandonado. Cuando supo que su nieto había sido encontrado, Gorgoris, que no tenía heredero varón, decidió educarlo como su sucesor. Ábidis se convirtió en el rey de los lusitanos y mandó edificar una ciudad en el sitio donde vivió sus veinte primeros años de vida. A esa ciudad la llamó Esca-Ábidis, "manjar del príncipe Ábidis", el primer nombre de la ciudad de Santarém, cuyos habitantes son hoy conocidos como escalabitanos. (Foto: Santarém -visitportugal.pt-)

Santarém


Leyenda de la Fonte da Moura (Fuente de la Mora)


La antiquísima Fonte da Moura -que aún hoy existe en los alrededores de Santarém- tiene su origen en la historia de la persecución de los moros por parte de D. Afonso Henriques (primer rey de Portugal), tras conquistar la ciudad. Un grupo de caballeros, liderado por el joven rey, viajaba desde hacía unos días por los campos cuando, muertos de sed, buscaron una fuente. Encontraron entonces a una joven mora fugitiva que, al ser preguntada por la fuente más próxima, les dijo que estaba muy muy lejos. Además, añadió en tono de desafío que, si el Dios de los cristianos era tan poderoso, hiciese nacer allí mismo una fuente y, tal vez entonces, ella se convirtiese. D. Afonso Henriques se retiró a rezar y, de repente, se escuchó un ruido sordo y se vio un chorro de agua limpia y fresca que formó un pequeño regato. Los caballeros se arrodillaron frente al milagro y la joven mora, que lloraba de emoción, prometió dedicar su vida al Dios cristiano. La fuente quedó conocida por siempre como la Fonte da Moura (Fuente de la Mora). (Foto: Estatua de Dom Afonso Henriques en Guimarães -wikipedia.pt-)

Dom Afonso Henriques


Leyenda de São Martinho


Según reza la leyenda, durante un día frío de otoño, un soldado romano llamado Martinho recorría su camino montado a caballo cuando se encontró con un mendigo hambriento y muerto de frío. El generoso soldado se quitó la capa, la cortó a la mitad con su espada y cubrió al mendigo con una de las dos partes. Más adelante, se encontró con otro pobre hombre en la mista situación y le ofreció la otra mitad. Sin capa, Martinho continuaba su viaje sufriendo el viento cuando, de repente, como por un milagro, el cielo se abrió, alejando la tempestad. Los rayos del sol comenzaron a calentar la tierra y el buen tiempo se prolongó durante cerca de tres días. Desde entonces, todos los años, sobre el día 11 de noviembre, llegan a Portugal esos días de calor, a los que se les conoce como "Verão de S. Martinho" (Verano de S. Martinho). (Foto: Azulejos con motivos de S. Martinho -ciberduvidas.pt-)

São Martinho


Leyenda de D. Sebastião


Una de las leyendas más conocidas y utilizadas en Portugal es la del rey D. Sebastião y el sebastianismo. El sebastianismo fue un movimiento que tuvo lugar en Portugal en la segunda mitad del siglo XVI como consecuencia de la muerte del rey D. Sebastião en la Batalla de Alácer-Quibir, en 1578, donde no fue encontrado el cadáver del monarca. Por falta de herederos, el trono portugués terminó en manos del rey Felipe II de España.
Al no ser encontrado el cuerpo del rey D. Sebastião, el pueblo comenzó a creer que podría no estar muerto. Por eso, el sebastianismo consiste en esa esperanza del pueblo portugués en la venida de un mesías salvador y se traduce en una inconformidad con la situación política vigente y una expectativa de salvación, aunque milagrosa, a través de la resurrección de este muerto ilustre.
Un falso cuerpo del rey fue movido hasta Belém, pero el pueblo nunca lo aceptó, divulgando la leyenda de que el rey aún se encontraba vivo, esperando el momento justo para volver al trono y alejar el dominio extranjero.
Varios oportunistas intentaron hacerse pasar por el "Deseado", como pasó a ser conocido el rey, en la tentativa de obtener beneficios personales, pero, una vez descubiertos, fueron condenados a muerte. En 1640, Portugal volvió a ser independiente y el movimiento se empezó a desvanecer, pero el sebastianismo sigue presente en la mentalidad de los portugueses y, todavía hoy, podemos encontrar referencias a este movimiento en muchos aspectos de la cultura portuguesa como, por ejemplo, en la literatura. Este movimiento describe a la perfección la creencia de los portugueses en que la situación política y social irá a mejor. (Foto: Retrato de D. Sebastião -wikipedia.pt-)

Dom Sebastião

miércoles, 26 de octubre de 2016

Puerto Real: pueblo con encanto de la bahía gaditana

Para poner punto y final al verano, hicimos una vez más las maletas y pusimos rumbo a Cádiz con muchas ganas de disfrutar unos días en familia. Nuestra idea era conocer un poquito más de esta preciosa provincia andaluza, de modo que viajamos hasta Puerto Real, un bonito pueblo situado en plena bahía gaditana, y desde ahí nos movimos hasta algunas de las ciudades costeras que lo rodean. En la Real Villa de Puerto Real, fundada a finales del siglo XV por los Reyes Católicos con el objetivo de encontrar una salida al mar para la conquista de Granada y la expansión hacia el norte de África, llaman la atención las fachadas blancas de sus edificios, su Conjunto Histórico Artístico y, en especial, la peculiar playa conocida como La Cachucha. Aquí os contamos nuestra experiencia:

Puerto Real

¿Qué  visitamos?

  • Iglesia Mayor Prioral de San Sebastián. Situada en el centro de la población, esta Iglesia Mayor es la más antigua de la ciudad. De hecho, se especula que fue construida en torno a los siglos XV-XVI. Tiene un gran valor artístico e histórico, ya que combina diferentes estilos, como el gótico, el renacentista y el barroco.
Iglesia Mayor Prioral de San SebastiánIglesia Mayor Prioral de San Sebastián


Iglesia Mayor Prioral de San SebastiánIglesia Mayor Prioral de San Sebastián
  • Iglesia Conventual de la Victoria. Edificio barroco del siglo XVII creado por la Orden de los Mínimos. La torre fue añadida años más tarde de su construcción, en 1770. El conjunto está formado por la iglesia y el antiguo convento, hoy en día transformado en asilo hospital
Iglesia Conventual de la Victoria

Iglesia Conventual de la Victoria
  • Teatro Principal. Situado en un interesante edificio del siglo XIX con estética italianizante, este Teatro es el segundo más antiguo de Andalucía aún en funcionamiento, tras el Real Teatro de las Cortes de San Fernando.
Teatro Principal Puerto Real
  • Ayuntamiento. En la Plaza Poeta Rafael Alberti está situado el Ayuntamiento de Puerto Real, un bonito edificio presidido por un gran reloj y que llama especialmente la atención cuando se ilumina por la noche.
Ayuntamiento Puerto RealAyuntamiento Puerto Real
  • Centro Cultural Iglesia de San José. Iglesia del siglo XVIII que, curiosamente, en la actualidad se encuentra desacralizada y hace las funciones de centro cultural
Centro Cultural Iglesia de San José
  • Mercado de Abastos. Construido en el siglo XVIII, todo parece indicar que se trata del mercado de abastos más antiguo que se conserva como tal en toda Andalucía y, probablemente, en toda la Península Ibérica.
Mercado de Abastos Puerto Real
  • Playas La Media Luneta y La Cachucha. El alma de este municipio andaluz reside, a nuestro parecer, en las dos pequeñas playas urbanas con las que cuenta. Nosotros visitamos la de La Cachucha, una cala de unos 500m de largo enmarcada entre dos escolleras que separan la zona de baño de las de pescadores, además de evitar que la playa pierda arena. Conocido es el barro que aparecen con la bajamar en la orilla de La Cachucha y que muchos han tildado incluso de "terapéutico". Si tenéis oportunidad, no dudéis en adentraros en el fango y embadurnaros con él. Solo apto para valientes.
Playa Puerto Real

Playa Puerto Real
  • Sus calles. Como en toda Andalucía en general, y en la provincia de Cádiz en particular, merece la pena pasear por las calles de las localidades. Fachadas blancas, con historia y muy peculiares nos encontramos en Puerto Real, entre las que destacaríamos el Callejón del Arco y la Calle Cruz Verde.
Calles Puerto RealCalle Cruz Verde Puerto Real


Fachadas Puerto Real

¿Dónde comimos?

  • Bar Lagares. En la Calla Ancha, una de las principales de Puerto Real, paramos para abrir el apetito con un par de tapas y unas cervezas. Pedimos una de pulpo a la gallega y otra de colas de gambones al ajillo y la verdad es que las dos estaban ricas. El precio fue bueno y el servicio bastante rápido, por lo que nos fuimos contentos.
  • Bar-Casa Ramón Arca (Er de toa la vía). A mediodía llegamos a este restaurante y atraídos por el buen ambiente que había en la terraza decidimos entrar. Pedimos varias tapas y raciones: cazón en adobo, coquinas, acedías, pinchitos de pollo, carrillada en salsa y solomillo al Pedro Ximénez. El pescado, recién sacado del mar, estaba riquísimo, al igual que los platos de carne. Nuestra experiencia en este lugar fue muy positiva y recomendable.
  • Panorama. Fuimos a Panorama por la tarde-noche con el fin de ver el fútbol mientras bebíamos unas cervezas, y así lo hicimos. El sitio está bastante bien, cuenta con una buena variedad de cervezas nacionales e internacionales y además preparan unos batidos muy ricos de distintos sabores. 
  • Restaurante El Puerto, Puerto de Santa María. Después de una mañana en la Playa de Valdelagrana, llegamos a la terraza de este restaurante situado en pleno paseo marítimo. Una vez más, quisimos probar platos de la tierra, así que pedimos varios de pescadito: sardinas a la brasa, puntillitas, pijotas, chocos fritos, cazón; sin pasar de la carne: carrillada en salsa y carne mechada. Todo estaba delicioso, así que nos pusimos las botas y a buen precio.

¿Dónde nos alojamos?

  •  Para hospedarnos en Puerto Real durante unos días, optamos por alquilar un apartamento, y lo hicimos a través de la web www.airbnb.es. Esta página ofrece un amplio abanico de posibilidades en alquileres de alojamientos. Es muy fácil de utilizar y cuenta con un buen sistema de seguridad que protege tanto a propietarios como a arrendadores. Quedamos muy satisfecho con el servicio que brinda y volveremos a utilizarla para próximas escapadas.

¿Por dónde nos movimos?

  • Playa de Camposoto, San Fernando. Como cada verano, nos dejamos caer por San Fernando, ya que Puerto Real se encuentra a escasos kilómetros. Nuevamente, visitamos la Playa de Camposoto y comimos en el Chiringuito Manito, de donde volvimos a salir muy satisfechos. Y para terminar el día, un paseo y unas compras en el Centro Comercial Bahía Sur. San Fernando nunca defrauda.
Playa de Camposoto
  • Playa de Valdelagrana, Puerto de Santa María. La Playa de Valdelagrana es una de las más famosas y concurridas de Cádiz. Tuvimos la suerte de escaparnos del levante y de poder disfrutar de un magnífico día. A sus espaldas cuenta con un precioso y larguísimo paseo marítimo donde puedes encontrar multitud de bares, restaurantes, cafeterías y tiendas. Eso sí, cuidado con los precios, estamos en zona de turistas.
Playa de Valdelagrana

¿Qué nos llevamos?

  • Cerveza Volaera. Además de salir muy bien comidos del Restaurante El Puerto, fue allí donde descubrimos que existía una cerveza artesana del Puerto de Santa María. Y cómo no, decidimos comprarla y aumentar la colección. La pena fue que solo tenían uno de los tres tipos que al parecer tiene esta cervecera portuense. La Volaera Black IPA (6,5%) nos sorprendió bastante por ser una cerveza negra con un sabor muy intenso (quizá demasiado lúpulo) y una espuma que dura hasta el último sorbo. Realmente nos gustó mucho y por un precio no muy elevado (entre 2 y 3 euros, lo normal en una cerveza artesana), y nos quedamos con las ganas de probar los demás tipos.
Cerveza Volaera

  • Muchos recuerdos y una piel estupenda, jeje.

miércoles, 5 de octubre de 2016

Qué ver en un día en Lisboa: Belém y la Baixa

Debido a la proximidad entre el país vecino y Extremadura, tenemos el lujo de permitirnos "escapaditas" a la capital lisboeta. En esta ocasión, os traemos una guía sobre qué ver en un día en los barrios de Belém y la Baixa. No dejéis de visitar Lisboa, una ciudad que te enamora desde el primer segundo y, como reza un dicho popular portugués: "Quem nunca viu Lisboa, não viu coisa boa" ("Quien nunca vio Lisboa, no vio cosa buena").

Lisboa

Belém

Si hubo una época de gran esplendor en Portugal, esa fue la de los Descubrimientos, cuando el país luso se convirtió en una de las principales potencias a nivel mundial, debido a sus conquistas ultramarinas. Belém es un barrio lisboeta muy ligado a estos descubrimientos y en él encontramos monumentos con claras referencias a dicha época. 
  • Torre de Belém. Icono de la arquitectura de estilo manuelino, la Torre de Belém quizá sea el monumento más conocido y fotografiado del país vecino. Al ser construida, la torre estaba rodeada completamente por agua pero, con el paso del tiempo, se ha ido incorporando a tierra firme. Tanto la fachada como su interior recogen numerosas alusiones a la patria portuguesa y a la ya mencionada Época de los Descubrimientos. Escudo de armas del país, la cruz de la Orden de Cristo, cuerdas y elementos marinos son claras referencias a los descubrimientos y al arte manuelino. En 1983 fue declarada Patrimonio Mundial por la UNESCO y en 2007 fue escogida como una de las "7 Maravillas de Portugal". Por todo esto y más, no dudéis en visitarla.

Torre de BelémTorre de Belém

Torre de Belém
  • Monumento a los Descubrimientos. Si continuamos andando por el paseo fluvial llegamos a este espectacular monumento. Fue construido en 1940 con motivo de la Exposición del Mundo Portugués, pero lo que hoy en día encontramos a las orillas del Tajo es una réplica de 1960. El monumento es un claro homenaje, nuevamente, a la época de los Descubrimientos, y por ello aparecen en él personajes ilustres del país luso: el infante D. Henrique, situado en la punta; Vasco da Gama, descubridor del camino marítimo a la India; Álvares Cabral, descubridor de Brasil; Fernão Mendes Pinto, escritor y explorador portugués; o Luís de Camões, escritor de Os Lusíadas, el libro más importante de la literatura portuguesa (equivalente a nuestro Quijote en España), entre otros.
Monumento a los Descubrimientos

Monumento a los Descubrimientos
  • Mosteiro dos Jerónimos. Muy cerca del Monumento de los Descubrimientos, encontramos un subterráneo que nos lleva a la zona de este espectacular Monasterio. Construido en el siglo XVI, es la joya de la corona del estilo manuelino. Al igual que la Torre de Belém, es Patrimonio Mundial por la UNESCO y una de las "7 Maravillas de Portugal". Además, este mismo año, ha obtenido el estatuto de Panteón Nacional y en su interior se encuentran los túmulos de personajes portuguesas ilustres, como Luís de Camões y Vasco da Gama, por ejemplo. Si antes hablábamos de la Torre de Belém como uno de los monumentos portugueses más fotografiados, este Monasterio de los Jerónimos es, sin duda, uno de los monumentos lusos que recibe más visitantes, contando en 2015 con casi un millón, casi nada.
Mosteiro dos Jerónimos

Mosteiro dos Jerónimos
  • Estádio do Restelo. Con motivo de la Eurocopa de Portugal de 2004, fueron construidos en la capital portuguesa dos imponentes y modernos estadios: el Estádio da Luz (del SL Benfica) y el Estádio José Alvalade (del Sporting de Portugal). Pero lo cierto es que existe otro estadio en la ciudad, algo más viejo, pero igual de interesante. Se trata del Estádio do Restelo, que es propiedad de otro equipo lisboeta de primera división, el Belenenses. Este último está situado en una colina y no cuenta con uno de los fondos, por lo que desde él se pueden presenciar unas vistas espectaculares del río Tajo
Estádio do Restelo

La Baixa

Este barrio fue reconstruido por el Marqués de Pombal tras el trágico terremoto que asoló la ciudad en 1755. Por ello, en la actualidad, cuenta con numerosas calles ordenadas geométricamente y es el lugar más céntrico y comercial de la ciudad. Esta zona de Lisboa es ideal para pasear, ir de compras, tomar un café, disfrutar de sus plazas y fachadas de azulejos o, incluso, tomar el sol con vistas al puente 25 de Abril. Nosotros te proponemos seguir este breve pero hermoso recorrido:
  • Praça do Comércio. Tomamos como punto de partida la -probablemente- Plaza más famosa de Lisboa, debido, entre otras cosas, a la facilidad de llegada gracias a los transportes públicos, que nos dejan justo ahí. También conocido como el "Terreiro do Paço", la Praça do Comércio es una de las más grandes de Europa y, anteriormente, estaba ocupada por el Palacio de los reyes de Portugal, destruido también por el terremoto. En su centro, nos encontramos una estatua ecuestre de bronce de D. José I y en la parte norte de la plaza el imponente Arco Triunfal da Rua Augusta, que da acceso a la Baixa. Por si fuera poco, en la parte sur podemos contemplar unas preciosas vistas al río Tajo y al Puente 25 de Abril. Pero, además de su grandiosidad y belleza, esta Plaza es importante para todos los lusos porque aquí se derrocó la dictadura de Marcello Caetano el 25 de abril de 1974, fecha muy destacada en el país vecino.
Praça do Comércio

Praça do Comércio


Praça do ComércioArco Triunfal da Rua Augusta

  • Rua Augusta. Esta calle peatonal es una de las más conocidas de Lisboa, debido a su centralidad y a la gran cantidad de tiendas, cafés y restaurantes que llenan los bajos de sus edificios. Además, suele haber verdaderos artistas de la calle que merece la pena contemplar y disfrutar. Y, como dato curioso, el nombre se debe a que homenajea a la "augusta" figura del rey D. José I.
Rua Augusta
  • Elevador de Santa Justa. Si continuamos andando por la Rua Augusta, a mano izquierda nos topamos con esta imponente estructura. Fue construido a comienzos del siglo XX y nos ofrece unas vistas maravillosas de la Baixa y del Castillo de S. Jorge
Elevador de Santa Justa
  • Praça da Figueira. Se trata de una de las plazas más transitadas de la ciudad lisboeta. También tiene una estatua ecuestre presidiéndola, en este caso, de D. João I y, en nuestra última visita, nos encontramos un mercado en plena plaza con multitud de productos.

  • Praça de D. Pedro IV (o Rossio). Será por plazas bonitas en Lisboa... En tiempos de los romanos, en este lugar se ubicaba un hipódromo. Después del terremoto de 1755, la Plaza fue reconstruida. En la actualidad hay una estatua del rey D. Pedro IV y, al fondo, el Teatro Dona Maria II.
Praça de D. Pedro IV Lisboa

Teatro Dona Maria II

¿Dónde comimos?


  • Mercado da Baixa, en la Praça da Figueira. En nuestra última visita a la capital lisboeta, decidimos entrar en un mercado situado en esta preciosa plaza. En su interior, encontramos numerosos puestos de comida y bebida, con lo que decidimos probar distintos platos. La verdad es que nos resultó muy agradable la comida y a un precio bastante asequible.
  • Antiga Confeitaria de Belém. No te puedes ir de Lisboa sin probar los famosos Pasteles de Belém. Y el mejor sitio donde comerlos o comprarlos es en esta conocida pastelería del barrio de Belém, abierta desde 1837. Prueba suerte, a ver si no hay mucha gente, y si no... toca hacer cola. Eso sí, merece la pena la espera.

¿Qué nos trajimos?

  • Cerveza Coral. Comprada en el Mercado da Baixa, esta cerveza portuguesa, concretamente de la isla de Madeira, nos pareció normalita tirando a mala, con poca gradación (5,1%), poco sabor y mucho gas. Al menos no fue nada cara (1€).
Cerveja Coral
  • Muchos recuerdos y unas ganas locas de volver, jeje.

martes, 13 de septiembre de 2016

Sesimbra: localidad pesquera con amaneceres de película

Si hay algo que caracteriza especialmente a Portugal, eso son sus contrastes: grandes ciudades como Lisboa o Porto frente a pequeños pueblecitos situados en lugares recónditos como Marvão, campos áridos como los que se encuentran en el Alentejo junto a playas espectaculares como las del Algarve... Todo ello hace de Portugal un país que, sin duda alguna, merece la pena descubrir. En este caso, las altas temperaturas de Extremadura nos "obligaron" a escoger como destino una zona costera y nos decantamos por un pequeño pueblo de pescadores llamado Sesimbra. Su buena localización (cerca de Lisboa) y su maravillosa playa están convirtiendo Sesimbra en un lugar cada vez más turístico, sin haber perdido aún el encanto de ser una humilde localidad pesquera. Además, cuenta con un atractivo casi mágico, y es que casi todos los días amanece con una densa niebla que se extiende hasta el mar y que poco a poco va desapareciendo a lo largo de la mañana. Aquí os contamos nuestra experiencia:

Sesimbra

¿Qué visitamos?

  • Fortaleza de Santiago. Esta Fortaleza fue construida hace casi cuatro siglos, en una época en la que el peligro acechaba Portugal por vía marítima. Está situada justo en medio de la playa de la localidad y es uno de sus iconos más emblemáticos. Puede ser visitada por dentro, donde encontramos la Casa del Gobernador (un espacio multiusos donde realizan diversas exposiciones y actividades culturales) y un restaurante con vistas al océano (bien caro, por cierto).
Fortaleza de Santiago Sesimbra

Fortaleza de Santiago Sesimbra
  • Playa y Paseo Marítimo. En varias ocasiones habíamos oído hablar de "las playas" de Sesimbra, aunque nosotros solo veíamos una, y lo cierto es que la zona de costa del pueblo está dividida en diferentes secciones, cada una de ellas con un nombre. Las más conocidas son la Praia do Ouro y la Praia da Califórnia. Además, el paseo marítimo es amplio, está bien acondicionado y tanto en él como en las calles que lo rodean son muchos los comercios y restaurantes que hay.
Playa de Sesimbra

Playa de Sesimbra

Playa de Sesimbra
  • Puertos. Como ya hemos comentado, Sesimbra, a pesar de su reciente irrupción como destino turístico, continúa siendo una localidad de pescadores. Por ello, al final del paseo marítimo existen varios puertos con pequeños barcos pesqueros. Cada mañana podíamos ver a los pescadores realizando la labor de recoger sus redes y utensilios tras varias horas de duro trabajo en el mar, así como escuchar a las numerosas gaviotas que se arremolinan en sus orillas. Recomendamos visitar el Mercado Municipal, donde pudimos encontrar pescado recién cogido a precios muy asequibles.
Puerto de Sesimbra

Puerto de Sesimbra

Puerto de Sesimbra
  • El arte en sus calles. Al parecer, el Ayuntamiento de Sesimbra convocó un concurso en el año 2014 con el propósito de que se decoraran calles, puertas, ventanas y muros de la ciudad. y he aquí algunas muestras del magnífico resultado. La idea nos pareció buenísima, ya que dota a Sesimbra de otro atractivo turístico más. Tal fue el éxito cosechado, que desde entonces, el concurso se celebra todos los años.
Calles de Sesimbra

Calles de Sesimbra

Calles de Sesimbra

Calles de Sesimbra

¿Dónde comimos?

  • Tasca do Treze. Después de una mañana de playa, el apetito nos llevó hasta esta acogedora Tasca situada en una de las calles que suben al centro desde el paseo marítimo. El delicioso olor del pescado recién hecho en las brasas (colocadas en plena calle) nos incitó a pedir una de sardinhas - ya sabéis, para no pasar un mal trago comiendo en Portugal, podéis leer esta entrada que os servirá de ayuda - (8 unidades por 7'50€) con guarnición de patatas cocidas y verduras, y la verdad es que estaban muy ricas. Además, comimos unos bifinhos com cogumelos - filetitos con champiñones- (9€). En este caso, la carne estaba un poco seca y la salsa de nata le quitaba en gran medida el sabor. Pero nuestra sorpresa fue cuando nos trajeron la cuenta y vimos la "clavada" que nos habían dado por los patés. Y es que en Portugal es típico que, a modo de aperitivo, sirvan distintos tipos (muy ricos, eso sí) de patés que, si los pruebas, luego sirven para inflar el precio final de la comida. 
Tasca do Treze Sesimbra

Tasca do Treze Sesimbra
  • Snack-Bar Palmeiras. Si quieres comer y beber rico, en cantidad y a buen precio en Sesimbra, este es un buen sitio. Fuimos en dos ocasiones y pedimos bitoque à Palmeira (5€), que no dejaba de ser un plato combinado con filetes, huevo, patatas y salsa. También, una tosta do frango (2€ y pico), que era una especie de tosta gigante de pollo con una salsa bastante rica. Y probamos además las pernas do frango assadas (4€), muslos de pollo asado que igualmente estaban muy buenos. En cuanto a la bebida, tenían las imperiais (cañas) por 1€ y las canecas de cerveja (jarras) por 2€. El servicio fue rápido y el personal que nos atendió excelente.
Snack-Bar Palmeiras Sesimbra
  • Snack-Bar Forte do Cavalo. Dentro de la zona de camping donde nos alojamos, se encuentra este Snack-Bar, que cuenta con servicio de desayunos, comidas y cenas a muy buen precio. Al acabar el día, es un auténtico lujazo sentarte en su terraza a disfrutar de una rica cena con buena compañía, unas cervezas y las espectaculares vistas de Sesimbra y del mar que hay desde ahí. Eso sí, llevaos una manguita por si refresca. Tienen unas bifanas deliciosas (2'50€) y unos menús de pizzas y hamburguesas (5€) muy ricos también. Una de las noches que fuimos coincidió con que había un espectáculo de música portuguesa y humor y resultó ser bastante divertido.
Snack-Bar Forte do Cavalo

Snack-Bar Forte do Cavalo

¿Dónde nos hospedamos?

  • Parque de Campismo Forte do Cavalo. En este viaje decidimos pasar de hoteles y embarcarnos en la aventura de vivir durante unos días en una tienda de campaña. No siempre fue fácil (sobre todo el momento de montar la "casita"), pero salimos adelante con más o menos éxito. El Parque de Campismo Forte do Cavalo está situado a las afueras de Sesimbra, en lo alto de la montaña, desde donde es una maravilla despertar y contemplar las vistas que hay abajo. El Camping está dividido en parcelas que puedes alquilar durante el tiempo que quieras y a muy buen precio. Además, está equipado con todas las comodidades básicas que puedas necesitar: zona de baños y duchas individuales, zona de barbacoas, recepción, bar-restaurante, etc. Sin duda, os animamos a todos a vivir esta experiencia. Nosotros ya hemos estado pensando en volver.
Parque de Campismo Forte do Cavalo

Parque de Campismo Forte do Cavalo

Parque de Campismo Forte do Cavalo

¿Cómo nos movimos?

  • Autobús hasta Lisboa. Para hacer la aventura completa, decidimos dejar el coche en el garaje y movernos en transporte público. Este verano, AvanzaBus lanzó ofertas muy interesantes a diferentes destinos y decidimos crear una ruta económica para llegar a Sesimbra. Nuestro primer tramo fue Mérida - Lisboa, concretamente hasta la Estación de Oriente.
  • Metro. Con paradas en los principales destinos turísticos, es un verdadero lujo moverte por Lisboa en metro. Cuenta con cuatro líneas disponibles y nos resultó muy rápido y cómodo llegar a nuestro siguiente punto: Praça de Espanha. A modo de advertencia, os aconsejamos llevar vuestras pertenencias vigiladas, al igual que en el resto de grandes ciudades europeas.
  • Autobús 207. Praça de Espanha es el lugar desde donde parten múltiples autobuses a destinos cercanos, entre ellos, Sesimbra. El autobús que debíamos coger para llegar hasta esta ciudad es el 207, que tiene un amplio horario y precios económicos. La compañía de nuestro autobús -y de otros muchos que se mueven por la zona- es TST, de cuya página web os adjuntamos los itinerarios y horas pertinentes.


¿Qué nos trajimos?

  • Cerveza ABC. Esta cerveza portuguesa cuenta con al menos 5 tipos diferentes. Al final, solo compramos la "Raposa Vermelha" -Zorra Roja-, y es que el precio nos resultó algo caro: casi 4€ por una cerveza "normalita" y, encima, fabricada en la zona.
Cerveja ABC

  • Muchos recuerdos y un dolor de espalda curioso, jeje.